Bordadora en acción

Viernes!! Como te quiero Viernes!
¿Cómo están por ahí? Yo por acá con muchas cosas, haciendo, haciendo y haciendo.
Como les comente en mi ultima entrada, les iba a ir contando diferentes cosas sobre lo que me mantiene ocupada. Se que pasaron unos días desde el último, pero acá va. Otra de mis historias. :)Hace unos años, bordar se convirtió en mi pasión mas ferviente. Si bien el primer acercamiento fue cuando estudie diseño textil y de indumentaria. Pero la curiosidad mas a fondo comenzó con una exploración de materiales y técnicas, cuando daba clases en un instituto de diseño, en mi cuidad de origen, Santa Rosa.
Eran mis primeros pasos como profesional, recién salida de mi escuela de diseño, con muchas ganas de trabajar, descubria que enseñar técnicas textiles y ponerlas en práctica, era para mi.
Entonces cada clase que tenia que dar, la preparaba con mucho entusiasmo, y muchas pruebas. Anotaba ideas, hacía  muestras para llevarle a mis alumnxs.
Luego paso a convertirse en parte de los talleres que daba en mi taller (Taller Pupé) que ya les conté en mi momento de revelación y presentación las etapas por las que paso este taller y/o espacio de trabajo.
Y últimamente se convirtió en parte de mi, ahora ademas de ser yo, ser diseñadora, ser profe soy bordadora. Bordo, es lo que hago todos los días desde hace un tiempo. Y me encanta. Siento que es una manera de transmitir, sensaciones, ideas y sentimientos, y de combinar todo lo que me gusta hacer y lo que me llama la atención en una técnica manual o artesanal.

Es por eso que estoy intentando que sea mi sustento, mi trabajo como también el dar clases. Por esta misma razón, cada oportunidad que se me presenta para dar un pasito mas hacia ello, digo que si y acepto para crecer como diseñadora, profesora y como bordadora.Todo esto, es para contarles que me encargaron una muestra para hacer un bordado en un ¡¡vestido de novia!!
Todo un reto para mi, porque las bases de mis bordados son la combinación de colores y texturas de los materiales, como habrán podido ver 😉 jeje.
No lo dudé ni un momento, porque me pareció una oportunidad increíble para conocer esa parte de mi, de versatilidad ante del bordado, pero siempre dándole mi impronta.
Les el proceso de la muestra, porque todavía no le pedí a la diseñadora si puedo compartir su diseño, pero ya le voy a preguntar. 🙂 Es muy bonito!!

La idea de la diseñadora es que el bordado sea rústico, que se note que es hecho a mano pero que a la vez, claramente, mantenga la elegancia de un vestido de novias.

Como les comenté mas arriba, para mi es todo un reto, ya que es la primera vez que voy a bordar un vestido de fiesta, es la primera vez que trabajo sobre Crepé y además es la primera vez que hago un bordado monocromático, y sobre todo en blanco.
La muestra la realice en Crepé con hilos de algodón, moluliné, retors y con hilo mercerizado. La idea es que el el bordado sea blanco, y al ser blanco, jugar con las texturas, para que resalte del liso del blanco. También utilicé tul, pero como les comentaba, es una muestra para que la novia vea las posibilidades de texturas que se puede obtener con los materiales que vamos a usar.
Entonces era una pelea entre la rusticidad y la elegancia y encontrar la manera de que combinen las dos en un proyecto. Pero mi aguja exploradora, se fue por la textura total. Para poder mostrarle la mayor cantidad de opciones posibles a la novia.

Comencé con putadas bastante rústicas, y fui probando con puntadas que me parecían mas elegantes.

Y así fui bordando hasta llegar al muestrario final.

Ahora queda la cita con la novia y su diseñadora, para enseñarle el muestrario y tomar la decisión de con que puntadas y donde vamos  a aplicar el bordado.

Ya les iré mostrando el proceso del bordado del vestido.

Que tengan muy buen Viernes y muy buen fin de semana.
Rebe, de Taller Pupé

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *